¿Sabemos qué es la moción de censura? | Blogs Objetivo CLM Noticias

José Manuel González de la Aleja Sánchez-Camacho | José Joaquín Pousa Velázquez
Imagen de derechociudadano

¿Sabemos qué es la moción de censura?

El pasado día 13 de junio tuvo lugar en España un suceso político de gran calado. Se planteó en el seno del Congreso de los Diputados una moción de censura contra el actual Gobierno presidido por Mariano Rajoy, fue el grupo parlamentario de “Unidos Podemos” quién la presentó. La cual no fue finalmente aprobada y solamente levantó revuelo mediático. Esta herramienta jurídica reconocida y articulada por nuestra Constitución es desconocida por la mayoría de españoles pese a que sus efectos son de gran importancia (siempre y cuando se consiga llevar a buen término).

            Si bien es cierto que pese a no ser aprobada consigue efectos políticos sobre el Ejecutivo que en ese momento ocupe el poder, en este artículo solamente se tratará el aspecto más técnico del procedimiento y de sus consecuencias si es aprobada por la cámara parlamentaria.

            La moción de censura es una de las técnicas parlamentarias para remover al Gobierno que en el momento de presentarla se encuentre en el poder. Su regulación se recoge en el art. 113 de la Constitución. En origen está diseñada para los momentos en los que la actividad de gobierno no está respaldada por el Parlamento. No se debe olvidar que la actividad legislativa es el medio más utilizado para llevar a término las iniciativas políticas y de gobierno por parte del poder ejecutivo. Esas normas serán aprobadas por el poder legislativo en el seno del Congreso y Senado. Pero, en caso de no existir armonía entre Gobierno y Cortes, se crea una situación de bloqueo institucional que necesita una válvula de escape. Es en este punto en el que aparece la utilidad de la moción de censura.

            Para comprender qué ocurrió en el Parlamento durante la moción de censura es necesario volver al contenido del art. 113 del texto constitucional. En primer lugar destacar que para poder presentar una moción de censura son necesarios la décima parte de los diputados y además adjuntar a esta presentación el nombre de un nuevo candidato a Presidente del Gobierno. No debe ignorarse que la moción de censura es una herramienta para exigir responsabilidades políticas al Gobierno de turno.

            Otro de los requisitos que nuestra Constitución establece es la necesidad de una mayoría absoluta en la votación para que sea aprobada la moción de censura. Si no se logra este resultado no podrá llevarse a término la misma. De este modo se garantiza que la mayor parte de la cámara está conforme con la destitución del anterior Ejecutivo y apoya al nuevo candidato a la Presidencia del Gobierno.

            Por último, el art. 113 CE establece en su último y cuarto punto una cláusula de limitación al uso de la moción de censura. De acuerdo con su redacción, no será posible presentar una nueva moción si ésta no consigue el apoyo de la Cámara parlamentaria durante ese mismo periodo de sesiones. Esta restricción tiene como objetivo evitar una instrumentalización arbitraria y poco responsable de la moción de censura. Quizá algún grupo parlamentario tendría la tentación de plantear constantes mociones de censura simplemente para relentizar la actividad legislativa del Parlamento y además usarla como arma arrojadiza contra el Gobierno.  Además en el art. 115.2 CE se establece como otro límite la imposibilidad para el Presidente del Gobierno de plantear la disolución de las Cámaras mientras la moción de censura esté tramitándose.

            Si finalmente la moción de censura consigue ser aprobada por la mayoría absoluta exigida en el art. 113 CE, el Gobierno deberá presentar su dimisión al Rey tal y como establece el art. 114.2 CE. Acto seguido el candidato que fue presentado junto con la moción se entenderá investido como si lo hubiera sido según el art. 99 CE. De esta forma se agiliza el nuevo nombramiento del siguiente Gobierno evitando así cualquier vacío de poder en la institución del poder ejecutivo.

            En definitiva, la moción de censura es una herramienta constitucional para controlar al poder Ejecutivo desde el poder Legislativo. Cuando la Cámara parlamentaria pierde la confianza en el Gobierno se hace necesaria una vía alternativa que solucione esa situación, pues la actividad legislativa debe ir en armonía con la actividad ejecutiva o no será viable el Estado de Derecho.

            A lo largo de nuestra breve historia democrática han sucedido tres mociones de censura, y ninguna de ellas ha llegado a buen término. Si bien es cierto que todas ellas han poseído una relevancia política pues sirvieron como herramienta de desgaste al Gobierno. Un mal uso desde el punto de vista constitucional, pues ya hemos comprobado que la moción de censura tiene una finalidad de control y alternativa gubernativa; no como medio de castigo. Los parlamentarios deben ser responsables con el uso de la moción de censura pues sus consecuencias son muy severas para el orden institucional y político de España.

Ayúdanos a difundir este artículo

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .

También te puede interesar