• La Pluma del Oasis
    David García
    Historiador y Bloguero

Seres imperfectos

Imagen: Seres imperfectos
Objetivo CLM - David García Huertas
>> Mar, 26/04/2016 Política Nacional

He estado una semana sin escribir, he fallado a todos los lectores que semanalmente acuden a esta columna para leerla. Es cierto que esta columna gira alrededor de la actualidad socio-política, no ha habido ningún reparo en criticar la actitud de un partido u otro, siempre desde la independencia he intentado llevar a cabo una editorial sobre lo que he considerado más importante.

Esta semana será una breve reflexión donde cada lector deberá sacar sus propias conclusiones, reflexiones que serán sólo y exclusivamente del lector y no de un servidor.

Hoy vivimos momentos difíciles tanto a nivel político como a nivel social, creemos que el fanatismo y el adoctrinamiento solo existen en el adversario político,  o en quien discrepa social o teológicamente.  En más de una ocasión se pasa de ser crítico a ser irrespetuoso, una delgada línea roja que con asiduidad se suele traspasar.

Llevamos semanas criticando duramente a los políticos porque no llegan a ningún acuerdo, el acercamiento de nuevas elecciones es la excusa de muchos para no votar y con ello el beneficio se lo llevarán aquellos partidos ya perpetrados en el poder. Críticas superficiales y poca autocrítica, no sólo en la sociedad, sino también en los políticos que nos siguen tratando como a idiotas, ciudadanos que no tienen memoria y no quieren acordarse del sufrimiento que costó que se pudiera votar.

En gran medida mucha de la parte de la crítica que se está llevando a cabo es que se va gastar un dinero público por la incompetencia política. En parte es verdad, pero en un análisis más profundo hay que llegar a la conclusión que la libertad, la igualdad y la diversidad política, en definitiva la democracia es un beneficio que cuesta dinero. Más que una dictadura, pero mientras en una dictadura estás sometido, en una democracia prima la libertad y se lucha por la igualdad.

Como siempre se demuestra somos seres imperfectos, nos dicen que racionales, pero en muchas ocasiones incluso creo que ni tan siquiera eso, nos quejamos porque volveremos a votar casi seguro, y mientras tanto hay abuelos/as o padres y madres que hubieran dado lo que fuera por poder votar, no por meter la papeleta en la urna, sino por ser libre de decidir el futuro.

La semana pasada apenas tuve fuerzas para escribir mi columna, soy imperfecto, si hay elecciones votaré y si aun así vuelven a repetirse, volveré a votar y así las veces necesarias. No por mí, sino por mi futuro, por el futuro de mis descendientes y sobre todo para honrar a mis antepasados que lucharon para que hoy yo pueda volver a votar. Es fácil criticar cuando hemos nacido con casi todo hecho, sin objetivos por los que luchamos, hoy importa más los estereotipos de la moda, los móviles, una sociedad que todavía mira el color de los ojos, la tez de cada persona, el credo, la etnia e incluso hasta el carné de partido. Otros miramos en otra dirección, miramos el interior, los sentimientos, la libertad, el amor, el respeto no depende de lo que antes decía depende de los valores. Simplemente somos imperfectos.

Ayúdanos a difundir este artículo

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .