• A Soga y Tizón
    Fidel Piña Sánchez
    Arquitecto

Un muro de granito

Un miro de granito
Fidel Piña Sánchez | Arquitecto
>> Mar, 11/04/2017 Sociedad Región

Washington es una hermosa ciudad donde conviven edificios neoclásicos del siglo XIX con otros rotundamente modernos de mediados del XX. Pese a esa variedad de estilos arquitectónicos, nadie podría decir que desentonan lo más mínimo. Yo creo que lo que les une es el lugar, las largas avenidas de amplias y limpias aceras, los jardines, los parques con ardillas. El urbanismo en Washington gobierna la arquitectura.

De todos sus parques, el Mall ­ _la esplanada_ es una kilométrica alfombra verde que une en linea recta el edificio del Capitolio, y la Biblioteca del Congreso_ambos con espectaculares cúpulas_ situados al este, con el Lincoln Memorial, al extremo oeste, desde donde se puede alcanzar el Cementerio Nacional de Arlington, cruzando el rio Potomac. Entre ambos hitos surgen los más importantes Museos Smithsonianos, lugares donde los visitantes pueden aprender interactuando con aquello que se expone. Un modelo democrático también de enseñanza.

Paseando por el Mall junto al estanque, escondido entre arces y cerezos, se encuentra un monumento en recuerdo a los veteranos de la Guerra de Vietnam. Un muro quebrado, revestido de granito negro, que se adapta con suavidad a las ondulaciones del terreno. Un muro con el nombre en relieve de los miles de soldados norteamericanos que murieron en esa guerra. El sitio no es fácil de encontrar oculto tras esos árboles, aislado del tráfico de Constitution Avenue. Paz. Sosiego.

Entrábamos por un extremo, viendo la interminable lista de nombres y empleos de aquellos soldados. Allí estaba él: un hombre de mediana edad, apoyándose con su brazo contra aquel muro negro, llorando en silencio frente a uno de aquellos nombres.

Quizá fuese que papá nos había dejado unos meses antes sin que le pudieramos dar un último abrazo. Quizá fuese el carácter espiritual de esa hermosa ciudad. Los que allí nos encontrábamos comenzamos a notar las lágrimas en los ojos. Lágrimas lentas y silenciosas como aquel lugar. Quizá por los ausentes. Seguro que por papá.

Fidel Piña Sánchez. Arquitecto. www.fidelpina.wordpress.com

Ayúdanos a difundir este artículo

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .